Que produce comer mucha carne

Enfermedades causadas por comer demasiada carne

Si alguna vez se ha sentado a comer una buena ración de carne, es posible que haya notado un fenómeno conocido como “sudores de carne”: a mitad o inmediatamente después de una comida copiosa, se empieza a sudar profusamente.  Aunque los sudores de carne no se han estudiado específicamente, el mecanismo que los provoca es bien conocido. Cuando comes, tu cuerpo tiene que dedicar algo de energía a digerir y procesar esa comida. Esto se denomina termogénesis inducida por la dieta y puede elevar ligeramente la temperatura corporal.  Como las proteínas son los alimentos que requieren más energía para su digestión, pueden tener un mayor efecto sobre la termogénesis que, por ejemplo, un plato de espaguetis o una ensalada. Por lo tanto, ese enorme filete podría calentarte y hacerte sudar más.

Toda la energía necesaria para digerir una comida con mucha carne podría tener el síntoma añadido de hacerte sentir perezoso, confuso o directamente somnoliento después de comer.  Al hacer la digestión, el cuerpo desplaza el flujo sanguíneo hacia el intestino para dar prioridad al proceso, lo que significa desviarlo de otras zonas del cuerpo, incluido el cerebro. Esto explica la somnolencia que a veces sigue a una comida copiosa.  Sin embargo, esto también puede ocurrir con las comidas desequilibradas demasiado ricas en carbohidratos o grasas, ya que pueden provocar un aumento de los niveles de insulina y azúcar en sangre, por lo que lo mejor para mantener la energía es incluir una buena mezcla de los tres macronutrientes.  Además, algunos tipos de carne como la ternera y el pavo tienen un alto contenido en triptófano, un aminoácido asociado a la producción de melatonina, una hormona humana que regula el sueño.

  Deje de comer carne y se me cae el pelo

Carne y salud

Si notas distensión abdominal después de comer carne, podría ser un signo de mala absorción y ser representativo de un fallo en la digestión de los alimentos. La distensión abdominal y una sensación general de fatiga después de comer carne es una razón de peso suficiente para eliminarla y ver si te sientes mejor.

Según Rachna Govani, CEO y cofundadora de Foodstand en un correo electrónico con Bustle, “las náuseas, el ardor de estómago y la indigestión” podrían ser los culpables de no digerir bien la carne, y estos síntomas pueden resultar increíblemente incómodos. Si te sientes mal del estómago durante el trabajo, te costará más concentrarte y ser productivo. Cambia la carne por una ensalada para comer.3. Porciones excesivas

“Una de las razones por las que la gente puede tener problemas para digerir la carne es que el tamaño de las porciones suele ser demasiado grande”, explica Govani. “Una ración de carne debería ser de ~3 oz o del tamaño de la palma de tu mano. Pero si alguna vez has ido a un asador (o literalmente a cualquier restaurante), el tamaño de las raciones es al menos el doble. Consumir porciones demasiado grandes puede ser la causa”, añade Govani. 4. Masticar mal

Qué hacer después de comer demasiada carne

Cuando cocine carne, evite quemarla: “Cocinar la carne roja, o incluso las aves y el pescado, a altas temperaturas puede generar hidrocarburos cancerígenos que se han relacionado con el cáncer de estómago”, dice el Dr. Hu. “Este tipo de cocción se produce a menudo cuando los filetes se asan a fuego fuerte para conseguir un aspecto y sabor de ‘carbonización negra’. El Dr. Hu recomienda cocinar la carne al vacío para evitar que se queme. En este método de cocción, la carne se introduce en una bolsa o recipiente de plástico hermético y se cuece al baño maría a una temperatura precisa.

  Animales que comen hierba y carne

La carne roja no es un riesgo para la salud

Evolucionamos para comer carne, pero ¿cuánto es demasiado? : The Salt Los científicos están de acuerdo en que evolucionamos para comer carne, pero algunos de nosotros podemos estar sobrepasando los límites del consumo. Los entusiastas de la dieta paleo creen que las comidas deberían parecerse más a las de los primeros hombres, pero los médicos modernos no están de acuerdo.

Pero Durant afirma que la dieta basada en la carne fue fundamental para el desarrollo humano primitivo. (Eche un vistazo a nuestro Libro de cocina del viajero en el tiempo: Edición para amantes de la carne). Mi colega Chris Joyce ha informado sobre cómo una dieta basada en la carne ayudó a hacernos más inteligentes. Y el paleoantropólogo John Hawks, de la Universidad de Wisonsin, Madison, está de acuerdo: “Definitivamente evolucionamos para comer carne”. “Cuando observamos los fósiles de los primeros Homo [sapiens], vemos este aumento inmediato del tamaño del cuerpo y también del tamaño del cerebro”, explica Hawks. Pero eso era antes. Muy pocos hombres de las cavernas vivieron lo suficiente como para sufrir enfermedades cardiacas o cáncer. Éstas son las razones por las que ahora se nos dice que limitemos el consumo de carne roja. “Realmente empezó a lo grande con el estudio Framingham en los años 50”, dice Michael Thun, epidemiólogo de la Sociedad Americana del Cáncer. “En él [el estudio] se descubrió una relación entre el colesterol total y las enfermedades cardiacas”, afirma Thun. A lo largo de los años, se ha debatido si el colesterol alto es una causa o simplemente un indicador de un mayor riesgo de cardiopatía. Pero estudios como éste ayudaron a alertar sobre los alimentos ricos en colesterol, como la carne roja. Después, empezaron a acumularse las pruebas de que las personas que comían raciones diarias de carne roja aumentaban el riesgo de desarrollar ciertos tipos de cáncer. En el caso del cáncer de colon, los estudios demuestran que las personas que más carne roja comen tienen aproximadamente el doble de riesgo que las que menos.

  Cómo hacer carne de hamburguesa
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad